FORO ETICO LLAMA A DIPUTADOS y DIPUTADAS A EJERCER EL VOTO EN CONCIENCIA FRENTE A LOS DESAHUCIOS.

Es el momento para recuperar el valor ético de la política.

Las  mujeres y hombres que han querido dedicarse a la política para defender los intereses generales se enfrentan a una decisión clave para sus conciudadanos la posibilidad de acabar con el drama de los desahucios mediante la aprobación en el Congreso de una ley justa. Es el momento para demostrar en la práctica un compromiso ético para dejar patente que la política es una herramienta en favor de la justicia social . 

Buena parte de la sociedad ha encontrado en la protesta en la calle la última oportunidad para ser escuchada y deben ser los partidos políticos, en especial el PSOE y el PP, los obligados a escuchar puesto que la exigencia ciudadana es legítima: parar de inmediato los desahucios y proponer soluciones, incluso retroactivas, que no dejen desprotegidas a las familias más castigadas por la crisis y la abusiva gestión de las hipotecas por las entidades financieras. 

Los políticos, que antes de nada son parte de la ciudadanía, tienen “una segunda oportunidad” para arreglar los daños y paliar el sufrimiento que los años de desatención y falta de coraje democrático hacia estos problemas han mostrado los Gobiernos.

Hay situaciones en las que la ética se demuestra con hechos, en las que la política debe superar la disciplina de partido porque la desigualdad y la injusticia han superado los limites de lo tolerable. Y se necesita una reflexión personal, en conciencia, para tomar la decisión justa superando todo tipo de presiones, en especial las de la Banca y la troika. 

Desde Foro Ético solicitamos a todos los diputados y diputadas que ejerzan su voto en conciencia como representantes de una ciudadanía que en esta democracia les dió el poder para que lo gestionaran éticamente y en su representación. La dignidad de la política y del propio Parlamento están en juego. Lo mismo que la dignidad de vida para miles de familias sometidas a un procedimiento de desahucio sin garantías o bien ya desahuciadas que esperan soluciones definitivas.

Foro Ético
Anuncios

PSOE, ¿pronóstico reservado?

Vaya por delante que soy militante socialista desde hace muchos lustros, o varias décadas si se prefiere, y lo que le sucede al partido me afecta personalmente porque he puesto buena parte de mi vida al servicio de su causa, que es también la mía.

El primer mazazo vino el fatídico 20-N -nunca a la izquierda le ha venido bien esa fecha- cuando el PP llegó al gobierno de la nación y el PSOE perdió más de cuatro millones de votos. Las primeras lecturas fueron relativamente autocomplacientes. “Hemos tocado suelo”, “la culpa ha sido de Zapatero”, “Rubalcaba no ha tenido tiempo”, así que por desgracia “nos toca pasar la travesía del desierto…”. Y he aquí que, entre el desaliento general, Rajoy comenzó a apretar las clavijas a las clases medias, a incumplir su programa electoral y a desmantelar derechos y servicios públicos propios de nuestro estado de bienestar. Eso que le llaman hechos objetivos, pero tan objetivos como que el PSOE en vez de recuperar parte de la confianza pérdida, desde entonces a esta parte ha perdido otros 6 puntos más.


¿Y ésto cómo es posible? Se preguntan la dirección federal y las regionales, sin encontrar una explicación clara. El teorema es algo así como <>, <>, <>, <>.
Y no se dan cuenta, quienes quieren mantener como un acto estatutario y de fe nuestra confianza en ellos mismos, que en la calle muchas personas están ya instaladas en el debate de presentar listas ciudadanas a las elecciones sin necesidad de Grillo alguno. En presentar el Partido, de los sin partido. Y si eso sucede, ¿qué?
Con una sociedad hastiada de los partidos clásicos. Con la sombra de la corrupción tapando cualquier buena gestión pública que se esté dando. Con partidos emergentes estilo UPyD o Ciutatans, con el crecimiento que ha experimentado IU, aunque yo piense que están cerca de su techo, y con la posibilidad más que real de esa aparición de Listas Ciudadanas. ¿Qué espacio queda para el PSOE?
Comunicadores clásicos en la esfera de la izquierda como Iñaki Gabilondo o Josep Ramoneda, o menosclásicos, como Nacho Escolar o Antonio Miguel Carmona, nada sospechosos, han reclamado al PSOE, con ‘urgencia’, una acción estratégica de amplio calado que dé la vuelta como un calcetín a la situación de desangramiento permanente que está conduciendo a un partido, que está más cerca del siglo y medio que del siglo, a su agonía más cruel. Y dentro de la organización mucha gente no nos resignamos a dejarlo morir. Aunque tengamos que pagar un alto coste de incomprensión por ello.

«Lo que no espero ocurra es que se eleve una voz, una sola, de ese campo de la izquierda, de quien hube de sufrirlo todo, por ser el único que ideológicamente me interesa, y al que aún aislada sirvo; una sola persona que, por estímulos de ética, de mínima reparación, clame y confiese la verdad y proclame al menos que no fui la equivocada yo, sobre quien se han acumulado las pasiones y la injusticia»

El voto femenino y yo ensayo de Clara Campoamor
¿Quién puede aportar un argumento sólido –cambiando sólo la palabra mujer por la de militante- para negar la misma petición que hacía Clara Campoamor en el Congreso de los Diputados el 1 de Octubre de 1931?

“Tenéis el derecho que os ha dado la ley, la ley que hicisteis vosotros, pero no tenéis el Derecho Natural, el Derecho fundamental que se basa en el respeto de todo ser humano, y lo que hacéis es detentar un poder; dejad que la mujer (el militante), se manifieste y veréis como ese poder no podéis seguir detentándolo….”

Recuérdese que antes de esta reivindicación para conseguir que el voto de la mujer pudiera ejercerlo y valiera igual que el de un hombre, hubo que reivindicar el sufragio universal frente a quienes pensaban que la democracia era censitaria.
“La política tiene que devolver el poder a la ciudadanía y los partidos la capacidad de decisión a sus militantes.”
Partido de militantes, sí. De afiliados, también. Pero sobre todo, sobre todo, de ciudadanos. Con ellos, por y para ellos.
Sólo eligiendo una nueva clase dirigente con reglas nuevas que garanticen la igualdad real de oportunidades huyendo del clientelismo, “permitiendo que el voto de cada militante valga lo mismo”, podremos conseguir que el proyecto político sustentado en la reformulación y viabilidad del estado de bienestar, la dignificación de todo ser humano, y la igualdad de oportunidades, sea creíble para una ciudadanía que nos necesita, quizás más de lo que hasta hoy nos hayamos merecido por nuestros errores.
Sigo creyendo que el PSOE, el gran partido que creó Pablo Iglesias, puede contribuir decisivamente a que en España volvamos a tener una sociedad más igualitaria, más solidaria y más justa.
De quienes hoy deciden dentro del partido depende el primer paso, para la recuperación, antes de que sea demasiado tarde: Permitir que el voto de cada militante socialista valga lo mismo.
Luis  Salvador

Este artículo ha sido publicado en    www.diarioprogresista.es
Es responsabilidad y opinión del firmante .  Los comentarios, vertidos por las personas visitantes, son responsabilidad de las mismas. 

El valor y la importancia del mensaje y las personas.

En una sociedad consolidada, equilibrada y estable no cabe duda de que el mensaje y las ideas son lo más importante, pero no es menos cierto que su grado de credibilidad dependerá sin duda de las personas o instituciones que las emitan. 

En este caso y refiriéndome a los partidos políticos y mas directamente al PSOE, podemos observar como este se ha metido en una alocada y vertiginosa carrera por la renovación de su mensaje, la celebración de foros y su culminación en un a Conferencia Política allá por el mes de Octubre donde cual “bálsamo de Fierabrás” curara todos sus males y de la cual saldrán remedios para todas las cosas. 

Estas iniciativas recuerdan la confección de los Programas Electorales, que son de todos conocidos por su extensión, utilidad y seguimiento. Son lo mas parecido a una Carta a los Reyes Magos, lo suficientemente extensa y farragosa como para que nadie la pueda entender y mucho menos hacer un seguimiento cabal de la misma y sobre la que nadie esta dispuesto a dar explicaciones y mucho menos gestión, ya que como su propio nombre indica es una Carta a los Reyes Magos y son ellos los que valoraran en su justa medida su cumplimiento en función de su autoridad y sabiduría. 
Si todo esto fuera un cuento y por supuesto los ciudadanos niños e ingenuos, el cuento seria una historia interminable. Pero como los ciudadanos ni son niños ni son tontos y tienen unas necesidades reales para su desarrollo actual y diario, que no puede esperar a esas farragosas y extensas propuestas situadas fuera de los tiempos de su realidad y necesidades inmediatas, que le presentan sus teóricos representantes. Causa final la desafección y el desprecio. 
Ante la falta de coherencia y de gestión, ante la continua repetición de errores, ante la movilización popular exigiendo responsabilidades y acciones concretas, se impone “lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir” y si las voces salen del interior del organización “son movidas palaciegas y traiciones” que tratan de menear la silla a alguien en detrimento del discurso y las ideas que estos elaboran. 
Decía Fernando Vallespin hace unos días en El País, que existe “una crisis de representación y que esta por ver si la confianza .perdida la podrán recuperar políticos socializados con claves e inercias de otra época”. Ha lo que yo añadiría, con un pasado publico y reciente de actuaciones erróneas y erráticas que no pueden eludir y menos aun en estos tiempos esconder.

Por eso creo que una parte importante de la solución, no se encuentra en un quítate tu para ponerme yo de carácter interno, se encuentra en la búsqueda urgente de nuevas personas dispuestas a liderar y/o colaborar intensamente en una real regeneración de la Política y los políticos en la que a la vez que se prime y reconozca el valor, la voluntad y dedicación al servicio publico se valore también la preparación y la trayectoria profesional. Se implante, una limitación estricta de mandatos para el desarrollo de las representaciones orgánicas y públicas y unas exigencias de exclusividad en el desarrollo de sus actividades. Así mismo se debería establecer la aplicación inmediata, ya para la gestión de estos procesos, de la universalización de las listas abiertas en los diferentes niveles, facilitando y promoviendo la participación y cercanía de la ciudadanía en todos los procesos de elección internos y externos.

Todo esto requiere una celebración urgente de Congresos Extraordinarios que nos doten de las herramientas necesarias para establecer estas premisas, así como la aplicación retroactiva de las exigencias de incompatibilidad, exclusividad y número de mandatos, de forma que su aplicación se pueda efectuar de forma inmediata y no se pueda demorar su aplicación en el tiempo 

Por cierto que no seria ninguna mala idea, la de proponer al Congreso que la elección de los estamentos superiores venga precedida de la de los inferiores, de forma que las expectativas y la renovación de los cargos tuviera un carácter ascendente, mucho mas democrático, igualitario y participativo. Lográndose así una plena coincidencia y legitimidad de la toma de decisiones desde la base. 

Solo desde una actuación prioritaria y pública de regeneración interna de las personas y sus funciones se puede propiciar un debate de ideas, mensajes y actuaciones que no vengan viciadas por la elaboración de las mismas bajo la dirección de quienes tienen su liderazgo cuestionado.. 
Las nuevas ideas, las nuevas actuaciones, los nuevos mensajes deben provenir y ser acordadas previamente con las nuevas personas y los nuevos dirigentes que sean elegidos o quieran participar en ello 
Por supuesto, que esto supone un importante y doloroso esfuerzo para muchos de los actuales dirigentes, pero al menos serán siempre recordados por su altura de miras, sacrificio y generosidad a la hora de decidir por el bien general que la sociedad demanda en vez de sus intereses personales, colaborando así activamente a evitar la proliferación de multitud de voces y mensajes como el publicado recientemente por Almudena Grandes en el País “Márchense ya”, que no ataca únicamente a las personas sino que socava gravemente la credibilidad y la legitimidad del PSOE como interlocutor y representante social. 

José Miguel Abarrategui 
Miembro del Comité Nacional de Euskadi PSE-EE PSOE

El artículo es responsabilidad y opinión del firmante .  Los comentarios, vertidos por las personas visitantes, son responsabilidad de las mismas. 


CONTRA LA CORRUPCIÓN: PLANTEAMIENTO GENERAL

La exigencia ciudadana en un Estado democrático es clara: Que la política se haga desde la total honestidad de quienes participan. Exigencia que tiene una consecuencia inmediata: el cambio de la situación actual en la que las prácticas de corrupción –de personas corruptas– parecen asentadas en las instituciones amparadas en la impunidad que les proporciona un uso torticero de la presunción de inocencia. Esta sencilla demanda obliga a plantear la defensa de un Compromiso Ciudadano entre políticos y partidos, por un lado, y la ciudadanía a la que se deben, por otro.

Un vínculo que recoja el compromiso solemne de defender una Democracia ética. Pero al mismo tiempo que sea una Democracia participativa que sostenga y desarrolle el Estado social y democrático; una obligación de trabajar desde una política ética que establezca un marco de relaciones entre las partes y fije las reglas de otra forma de hacer política. Todo ello con el objetivo de dignificarla y de ofrecer una alternativa creíble para luchar contra la crisis con un reparto real y justo de los sacrificios en un horizonte de esperanza de configurar una sociedad más democrática y justa. 

Foro Ético quiere contribuir a dar este paso adelante y nace con el compromiso de poner las bases para este nuevo pacto entre la ciudadanía y los partidos, un pacto que garantice la regeneración ética de la política y la posibilidad de contar con todos aquellos que quieran volver a participar. 

Contra el estado de corrupción, más allá de las buenas palabras y las acusaciones de “y tú más”, sólo caben medidas políticas de aplicación inmediata y reformas legislativas contundentes que, además, vengan acompañadas de una fiscalización efectiva y un seguimiento detallado de su cumplimiento tanto por las instancias judiciales como por organismos y observatorios democráticos e independientes. 


Partimos de una constatación real: O se aborda una reforma legal profunda para combatir la corrupción y ve la luz otra forma de hacer política o se produce una ruptura de la sociedad con la política y los políticos. Son hoy indispensables medidas acompañadas de una fiscalización efectiva y un seguimiento detallado de su cumplimiento tanto por las instancias judiciales como por organismos y observatorios democráticos e independientes. El liderazgo ciudadano, que se refuerza día a día, ha convertido lo necesario en urgente porque ni opinión pública ni ciudadanía creen ya en la capacidad de autoregeneración de los propios Partidos, entregados a inercias e intereses opacos, cada vez más alejados de lo que los ciudadanos han expresado con su voto, traicionado por el incumplimiento de los programas Creemos que existe una generalizada sensación en la ciudadanía de que no existe voluntad política suficiente para arrancar de raíz la corrupción, vicios y comportamientos inmorales, para acabar con la financiación cuando menos irregular de los partidos, para hacer realidad la transparencia en su funcionamiento y la democratización de sus estructuras y en la toma de decisiones, para devolver las instituciones a sus dueños, a los ciudadanos

La crisis con sus consecuencias en millones de familias que viven en la precariedad, el desempleo y la incertidumbre cuando no la desesperación, ha acentuado las sospechas y rechazos hacia el sistema político institucional en España, debilitando la democracia. El tiempo de las palabras ha concluido y hay que pasar a los hechos.

Desde Foro Ético creemos que ha llegado el momento de proponer un abanico de medidas que, fuera de reivindicaciones a pactos genéricas que sólo responden a criterios de oportunidad política, tiendan a corregir las causas de la corrupción, pero que sobre todo atiendan a las necesidades de una sociedad más democrática.

Así, hace falta asumir medidas que cambien el funcionamiento de los partidos políticos. Tanto aquellas que conduzcan a una mayor transparencia en su funcionamiento interno (así como el de las entidades dependientes) como medidas que conduzcan a una mayor democratización en la elección de sus órganos de representación y candidatos.

Hay, asimismo, sectores de la actividad administrativa que exigen una revisión y no podemos olvidar el esfuerzo que debe hacer la ciudadanía por interesarse e intervenir en la cosa pública.

Plantearemos a continuación una serie de medias, a modo de esbozo y propuesta de temas a debatir que  pueden, si existe realmente voluntad política para ello, ir implementándose en el día a día de la gestión pública.

Todas estas medidas que proponemos son sólo una parte muy pequeña de una tarea ingente. 


Hay mucho que hacer y queremos contribuir a hacerlo. Para ello, en Foro Ético contamos ya con grupos de trabajo . Tan pronto en ellos se debatan, consensúen y concreten las mas adecuadas para cada área, trataremos de difundir nuestras propuestas de regeneración ética de la política. Vayan por delante las apuntadas, que consideramos esenciales para atajar la corrupción y prevenirla en el futuro. 


También creemos precisas medidas para ganar en transparencia y mejorar en nuestro sistema democrático y, en particular, para recuperar la confianza de representados en representantes. Pensamos que nuestro país, nuestra ciudadanía, no atraviesa una crisis democrática. Los ciudadanos quieren votar, quieren elegir. Pero la confianza que debe cimentar la representación política sobre la que se construye nuestra democracia está rota. Y es indispensable reconstruirla, no podemos permitirnos el lujo de seguir así, ni por nosotros ni por los que vendrán. 

Desde nuestra perspectiva, de progreso, de izquierda, creemos que son precisas además otras políticas que superen el monólogo del recorte y la desesperación que dicta desde hace meses el gobierno. 

Pero esa es otra historia que será contada en otro momento


MEDIDAS EN MATERIA DE CONTRATACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO

1. Modificar la normativa básica de contratación del sector público para analizar la inclusión en su ámbito, de aquellas entidades que, aun no hallándose integradas en el sector público, se financian mayoritariamente con cargo a presupuestos públicos y desarrollan funciones constitucionalmente reservadas, en línea con las últimas propuestas de las instituciones europeas.

2. Modificación del régimen de las bajas  en la contratación del sector público, de tal manera que sea el poder adjudicador el que determine el mínimo de la propuesta con el fin de evitar los subsiguientes modificados una vez adjudicado el contrato.

3. Modificación del régimen de los contratos menores, de tal manera que se prohíba suscribir más de uno al año con persona jurídica con accionariado sustancialmente similar; salvo que el contratista sea una universidad pública o un organismo público de investigación.

4. Prohibición de que se realicen modificaciones de los contratos del sector público en aquellos casos en los que tenga un importe conjunto o separadamente superior al 10% del valor de adjudicación del contrato.

5. Realizar las actuaciones precisas para unificar las plataformas de contratos del sector público.

6. Publicación de todos los contratos que se suscriban en el ámbito del sector público, indicando adjudicatario, objeto e importe.

El día 8 de marzo también hablamos de mercado de trabajo.

El Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) es una fecha que celebran los grupos femeninos en todo el mundo. Esa fecha se conmemora también en las Naciones Unidas y es fiesta nacional en muchos países. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo. 


Por eso es el momento idóneo para plantearnos muchas reflexiones.Quiero incidir en las diferencias que se plantean a la hora de desarrollar uno u otro oficio,siendo aún pieza clave si eres hombre o mujer. 


Me encantaría que fuese algo normal en la sociedad la elaboración de C.V. Sin foto y sin nombre y apellidos. Que cuando leas un curriculum te fijes en las cualidades para ocupar dicho puesto y no en el sexo de quien lo va a ocupar.

Según algunos estudios la tendencia de empresas y agencias de selección de iniciar la evaluación de las personas candidatas estableciendo un primer filtro basado en criterios de ocupabilidad, es decir que filtra a las personas en base a características propias de los candidatos tales como el sexo, la edad, la condición de ser o no ser de origen inmigrante, la condición de tener o no tener algún tipo de discapacidad, etc. 
Educación y mercado laboral, en las actuales circunstancias las posibilidades de acceder y mantener un empleo, en general, guardan una estrecha relación con la formación. Sin embargo, en el caso de las mujeres dichas posibilidades se ven mediatizadas por otra serie de factores que desbordan su nivel formativo. 
¿Como influye el nivel de educación en el acceso de la mujer al mercado laboral?¿Y en el tipo de trabajo al que optan las mujeres? 
PROFESIONES DIFERENCIADAS POR SEXO¿HASTA CUANDO? 
En el mercado laboral se proyectan diferencias, estableciéndose oficios masculinizados: construcción y afines, transportes, industria, etc; y profesiones feminizadas: enfermeras, maestras, limpiadoras, etc. Es lo que se conoce como segregación horizontal. 
Otra segregación que establece el mercado laboral a partir de los estereotipos y roles de género es la vertical: por la cual en los puestos de representación, poder y toma de decisiones hay mayoritariamente hombres; mientras que las mujeres tienen mucha dificultad de atravesar esa esfera. A este fenómeno también se le llama techo de cristal. 
¿Por qué en todos los estudios y publicaciones siempre se recogen datos sobre la edad de las trabajadoras, el estado civil, el número de hijos, y para finalizar el nivel de estudios.? 
Es evidente que para el acceso al empleo lo fundamental de una mujer son los datos que corresponden a su vida privada, datos que se suponen están protegidos por la Ley 15/99 y su divulgación puede ser objeto de sanción pero, no obstante, si dicha información no es facilitada en la entrevista de trabajo, la cualificación profesional ya no es necesaria ponerla de manifiesto. 
Por lo tanto, para acceder al mercado laboral la mujer debe reunir una serie de requisitos imprescindibles, fundamental ser joven en un 89,4% de los casos con edades comprendidas entre los 20-29 años, soltera y preferiblemente sin pareja; debe tener como mínimo una titulación universitaria, buenos conocimientos informáticos, y además es conveniente que sepa idiomas. Una profesional totalmente formada, pero que no será bien remunerada, porque según las informaciones recogidas de las Empresas de Trabajo Temporal, en la mayoría de los casos el conocimiento de idiomas no es necesario, y lleva aparejado un plus retributivo que no se recoge posteriormente en el recibo de salarios. 
Nuestra profesional afortunadamente accede a su puesto de trabajo, todo un logro en los últimos años y ahora todo un reto para cualquiera. Ahora tendremos que tener en cuenta a qué tipo de puesto de trabajo ha tenido acceso, ya que como todas sabemos, existen dos categorías: los puestos masculinizados en donde una mujer tiene que demostrar su valía, que son mejor remunerados, y donde debe imponerse a un grupo de hombres que no están dispuestos a obedecer las órdenes de una mujer, o bien una profesión feminizada y por tanto de bajo salario. 
Si la elección se ha centrado en un sector masculinizado podemos encontrarnos con comentarios como los siguientes:

“creo que puede haber un punto de frustración en el sentido de carreras donde las mujeres están empezando a introducirse, que empiezan sus estudios con unas ganas y luego tienen vetado el acceso al mundo profesional. la verdad es que esto lo percibo más en los ciclos formativos, donde se las impulsa a que estudien para determinados oficios (automoción, fontanería) a los que luego no pueden acceder profesionalmente, porque no hay empresa que las contrate (intermediadores/as laborales)” 

“en el sector de la construcción lo notas, el hecho de tu decirle a un hombre cualquier cosa no es lo mismo un hombre que una mujer, tú como mujer parece que tienes que imponerte muchísimo más, eso a un hombre no se lo hacen y en el sueldo también hay diferencias (licenciada)” 

“es lo que decía ella no te toman en serio, a lo mejor te ven y eres una mujer y supongo que será por eso, les cuesta más creeerte o a lo mejor obedecer una orden que te da una mujer o alguien que es más joven. (licenciada)” 
Sin embargo, por extraño que parezca la situación es inversa, es decir, si un hombre accede a un puesto de trabajo feminizado, lo único que hace es darle prestigio. Lo hemos leído ya en los análisis de algunas compañeras. Hablo de modistos, cocineros, peluqueros, trabajos que han realizado y siguen realizando las amas de casa, y que se consideran tareas domésticas, coser, cocinar y peinar, pero algunos de los hombres que realizan estas profesiones típicamente femeninas, gozan de renombre internacional. Si las realiza una mujer se considera que tiene unas habilidades y conocimientos innatos, y por tanto no son valoradas en los convenios colectivos, que generalmente son negociados por hombres. Prueba de que la inserción del hombre en el mercado laboral no ofrece tanta dificultad la tenemos en la siguiente frase: 
cuando hice la diplomatura en educación social, sobre todo para centros penitenciarios o colectivos conflictivos, preferían a los chicos, porque pensaban que las chicas eran más débiles en ese sentido. en mi promoción por ejemplo eran 8 chicos, se incorporaron todos al mercado laboral en puestos relacionados con la diplomatura, cosa que las chicas acabaron cada una donde pudo. (licenciada)” 
Otro tipo de discriminación que afecta a las mujeres, y que está relacionada con ese rol secundario es la discriminación en el salario: donde trabajos iguales reciben distinta retribución en distintas empresas, e incluso en algunas empresas trabajos con las mismas tareas y funciones reciben distinta retribución. En el primer caso es relativamente fácil detectar la discriminación, sin embargo habitualmente se debe a que personas que desempeñan dos tipos de trabajos equivalentes reciben retribuciones distintas, debido a que se infravaloran aspectos del trabajo normalmente realizado por mujeres. 
Para finalizar, si eres mujer y eliges un trabajo feminizado será un trabajo mal pagado, si eliges un trabajo masculinizado tendrás muchas dificultades para entrar en el sector. Lo mires por donde lo mires la cuesta es siempre más empinada y ascendente, y simplemente hemos visto las condiciones del acceso al trabajo de una joven soltera titulada. Mucho ánimo para las que no reunimos ese perfil.
Mariola Martín

Fuente: Acceso al mercado laboral de las tituladas superiores en España: empleabilidad y cualificación. Instituto de la Mujer. Secretaria General de Políticas de Igualdad.
Fuente:El papel de la Educación en el acceso de la mujer al mercado de trabajo .Nuevos retos para el sistema de protección social.(Ministerio de Trabajo e Inmigración)

El artículo es responsabilidad y opinión de la firmante .  Los comentarios, vertidos por las personas visitantes, son responsabilidad de las mismas. 

FORO ÉTICO. GRUPO MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Presentamos los trabajos preliminares del grupo MEDIOS DE COMUNICACIÓN, que nos gustaría enfocar en la doble vertiente de COMUNICACIÓN y MEDIOS. Se trata de un análisis previo de la situación que da paso a unas líneas generales de actuación. Nuestro objetivo es presentar una serie de documentos de reflexión, algunos ya en marcha, otros aún por desarrollar, que irán acompañados de una serie de propuestas en tres grandes líneas de actuación.
La primera son los medios propiamente dichos, públicos o privados, su funcionamiento, sus intereses, el interés del gobernante, la opinión pública y la opinión publicada, y su papel vital en primera línea de la lucha contra la corrupción.
La segunda línea de trabajo hace más referencia a la comunicación en sí, la construcción del mensaje, y como dotarlo de la credibilidad necesaria para que llegue a sus destinatarios.
La tercera línea de trabajo hace referencia a las nuevas tecnologías y las posibilidades que abre en cuanto a comunicación y participación.
Y así está la situación. Exponemos ante vosotros nuestros trabajos preliminares, abiertos a cualquier ayuda y dispuestos a escuchar cualquier opinión. Queda mucho trabajo por delante. No sabemos qué recorrido tendrá todo esto, pero en cualquier caso, si tiene que embarrancar en algún punto, que no sea porque  no hayamos dado lo mejor de nosotros.


Fdo: El grupo de Comunicación y Medios.


LA COMUNICACION Y LOS MEDIOS, PRESENTE Y EXPECTATIVAS.
Desde que en el siglo XVIII Edmund Burke empezara a hablar del cuarto poder hasta nuestros días, la información que nos llega lo ha ido haciendo de manera creciente a través de los medios de comunicación, de manera que en este momento, los medios ayudan en un alto porcentaje a la creación de una corriente principal de pensamiento que acaba constituyendo la opinión pública. En este sentido, no se puede obviar el papel de los medios de comunicación a la hora de plantear un proceso de regeneración democrática, ya que la prensa es y ha de ser clave en la higiene del sistema mediante la pública denuncia y la difusión de información.  
Se hace complicado hacer una reflexión sobre algo que se encuentra en un momento tan intenso de transformación como son los medios de comunicación, un proceso resultante de una serie de factores que se conjugan en una tormenta perfecta: una revolución tecnológica superpuesta a una crisis económica, empresarial, ética y del propio sistema. En tiempos de presencia creciente de los medios, paradójicamente la profesión en sí sufre el peor de los retrocesos, un paro espeluznante, y unas condiciones cada vez más precarias, que ponen en serio riesgo el papel a desempeñar en la sociedad como contrapeso a los abusos y arbitrariedades por parte de cualquier tipo de poder. La desaparición de medios fruto de la crisis, la transformación de transmisor de opinión a generador de la misma y la precarización creciente se suman a una creciente dificultad para discernir la fiabilidad de los contenidos que se encuentran en la red. A veces es un problema el deterioro de la relación señal/ruido por el ingente volumen de contenidos de dudosa fiabilidad a los que podemos acceder mediante un simple click. Es imprescindible un rearme de la profesión en base a unos criterios deontológicos cada vez más complicados de seguir por la creciente precarización, y limitando en lo posible la injerencia del poder en la profesión, ya sea directamente en los medios públicos, o legislando para condicionar la línea editorial de los privados. Son de remarcar las recientes iniciativas colectivas de prensa en medios digitales promovidas por antiguos trabajadores de otros medios, que aportan una considerable bocanada de aire fresco frente a los medios más veteranos cuyas afinidades y sesgos están mucho más consolidadas. Sean los medios tradicionales, o los de nuevo cuño, su papel en la trinchera de los derechos de la ciudadanía es vital para la salud, la transparencia y la misma supervivencia del propio sistema democrático.
Es complicado tomar medidas para conseguir unos medios de comunicación independientes y objetivos. La administración tiene capacidad de acción principalmente sobre los medios públicos, y probablemente más por dejar hacer que por intervencionismo. Más que de normativa, se trata de tomar la actitud de no querer manejar los medios. La elección por mayorías cualificadas de los directores de los entes, y la actitud de los gobernantes de dejar hacer a los profesionales han demostrado entre 2004 y 2011 cuál es la línea a seguir.
En el caso de los medios privados, el margen de maniobra fuera de los medios y sus grupos empresariales está en la exigencia de que cada medio se responsabilice de lo que publica, y en la madurez de la población al elegir qué tipo de información espera que le den. La  capacidad de decisión del Estado sobre la propiedad de los medios o en su preponderancia, salvo en el tema de adjudicación de licencias en el espectro radioeléctrico, es nula y, a fin de cuentas, los bancos tienen mucha más capacidad de control por el hecho de ser los tenedores de la deuda pública, y la de los propios partidos. En  los medios privados existe ese carácter de lobby y no nos tenemos que ir muy a la derecha para comprobar que los medios se alinean a menudo con quien interesa porque consideran que si establecen algún tipo de simbiosis, el apoyo que hoy dan, o las trabas al rival, al final se verán recompensadas con un trato de favor al grupo editorial o a cualquier empresa asociada.
En cualquier caso, incluso en los medios que presentan comportamientos más razonables, este carácter de lobby incide en la modulación que hacen los medios del mensaje original, a través de editorialistas o viñetas en el mejor de los casos, y en casos patológicos retorciendo el concepto de información introduciendo no ya su propio sesgo, sino su propia realidad virtual.  Claro, que este juego siempre se juega en dos direcciones. Es desde la política desde donde también se emplean herramientas como filtrar lo que quieres a quien quieres, o el uso del off the record para conseguir que el medio se mueva o no se mueva en una línea determinada. Incluso se puede llegar a una especie de libro de estilo en que la propia elección de las palabras o su prohibición esté destinada a orientar la opinión pública en un sentido interesado al margen de cualquier atisbo de objetividad y rigor. Una correcta política de comunicación sí que puede influir en la percepción del ciudadano, y en que los medios ayuden a conseguir el estado de opinión favorable que se busca.
Sin embargo, si nos centramos en esto, que realmente no deja de ser importante, nos estamos centrando en los problemas de los partidos o las instituciones con los medios, y pasa a un segundo término el intríngulis del asunto, que es el mensaje propiamente dicho, y a quién tiene que llegar, que es la población, por qué no llega, y si llega por qué no es creído. Si caemos en esto cometeremos un error con múltiples vertientes. Primero infravalorar la capacidad de la política para transmitir su mensaje a la ciudadanía independientemente de una hipotética voluntad de los medios de imponer su visión, después el sobreestimar la capacidad de los medios para generar un estado de opinión en base exclusivamente a sus intereses, y finalmente, y esto es lo realmente grave, infravalorar la capacidad de la ciudadanía para tener su propio criterio, en su capacidad de entender y discernir, y esa falta de confianza en la ciudadanía, ese  verla con cierto reparo, es la madre de muchos males cuyas consecuencias estamos pagando ahora por desconfiar de aquellos a quienes pedimos su confianza.
La aparición de fenómenos como la berlusconización no vamos a evitarla únicamente legislando sobre la titularidad de los medios. La mejor vacuna es evitar el caldo de cultivo en el que crecen, esto es, tomando actitudes que frenen en seco el descrédito generalizado, que es lo que facilita que aparezcan fenómenos como Berlusconi o Hugo Chávez, que serían impensables en un entorno político saneado. Es la propia degradación de la vida pública lo que permite su aparición, desarrollo y éxito.
Tenemos que ir a la raíz del problema, que no es otra que la propia solidez del proyecto, la credibilidad de quien lo propone, y su capacidad para transmitirlo. Por poner un ejemplo: Hace unos días la prensa se hacía eco de la propuesta de pacto contra la corrupción. Primeras páginas, tribunas, artículos de opinión ….. ¿y qué es lo que va a quedar para el ciudadano de a pie? El ciudadano se pregunta qué credibilidad tiene un pacto contra la corrupción de quién protege a sus corruptos como mamá loba a sus cachorros. El mensaje potente habría sido, señores, sin necesidad de que nadie me obligue, dejo de proteger a mis corruptos, incluso a quienes sin serlo están bajo sospecha, abro puertas y ventanas, asumo el coste político de lo que he hecho, y a partir de ahí, propongo a los demás un pacto anticorrupción, con la legitimidad que me da el haber predicado con el ejemplo. La propuesta sería la misma, la noticia sería la misma, los medios serían los mismos, la ley que se hiciera sería la misma, pero la diferencia abismal está en cuánta gente me va a creer si doy ejemplo, y cuanta me va a creer si no lo hago. Ese es el agujero negro que hay que cerrar porque si no lo hacemos, cualquier iniciativa que tengamos nacerá muerta.
Consideramos que el esfuerzo ha de ir en estas líneas
  1. Establecer unos criterios de independencia, profesionalidad y rigor presupuestario en los medios públicos, profesionalizando y despolitizando la dirección, y esto incluye el poner en valor el papel como servicio público para justificar el correspondiente gasto. Igual que cuando te trasplantan de hígado, te presentan una factura para que seas consciente de que la sanidad cuesta mucho dinero, hay que poner en valor la importancia de los medios públicos como servicio público, y a partir de ahí establecer un sistema de financiación transparente, sea a través de presupuestos generales, o a través de una cuota sobre los aparatos, como sea, pero que cuando alguien clama que las televisiones cuestan tanto, la población pueda decir, vale, es caro, pero me está dando un servicio. Por la parte privada, favorecer en la medida de lo posible la pluralidad, y mirar qué se puede hacer con las concesiones privadas. El espectro radioeléctrico es un bien limitado, y la verdad, no parece que esté  repartido con el mejor de los criterios, sino a menudo respondiendo a procesos de simbiosis entre partidos y grupos de presión.
2.    Trabajar seriamente en la construcción del mensaje, el contenido, la forma, y a quién va destinado, y dotarlo de la fuerza y credibilidad necesarias. A fin de cuentas, éste  es el meollo de la cuestión. Los problemas de comunicación quizá no sean tanto de medios como de errores propios que parten del miedo y la desconfianza hacia la población, y en buena parte de los casos, de la propia incapacidad para transmitir lo que se espera de partidos y administraciones.
3.    Explorar las posibilidades que a nivel de comunicación y participación nos ofrecen las nuevas tecnologías. En este sentido es remarcable la iniciativa Irekiadel anterior gobierno vasco, que abre canales de comunicación y participación a la ciudadanía.
Finalmente, concluir que estos trabajos sólo tendrán sentido, sólo se regenerará la vida pública, y sólo se ganará en credibilidad ante la sociedad, si además de apostar a fondo por una regeneración más que por una simple estabilización del sistema, y además somos capaces de transmitir esa sensación con mensajes claros, inequívocos y coherentes aplicándonos nosotros mismos nuestro propio código ético sin esperar a que nadie más se comprometa a ello. Esta es la piedra angular en la que se basa todo, la búsqueda de la confianza. Si está anclada con firmeza, será duro porque nos queda por delante mucho trabajo, pero si no se logra, cualquier trabajo que podamos hacer será un esfuerzo baldío. Apostemos de verdad por ello, porque el no hacerlo es algo que como sociedad no nos podemos permitir.