¿Y si nos unimos?

Ante la situación que vivimos de continuas corruptelas, de ciudadanía desesperada, militantes indignados con sus partidos, de cabreo generalizado, muchos se preguntan qué hacemos los que seguimos creyendo que se pueden cambiar las cosas. “¿Por qué sigues en ese partido, no os dais cuenta de que ya no podéis hacer nada?” Nos comenta mucha gente que ha perdido ya las ganas de seguir luchando contra gigantes.

La izquierda pierde energía en luchas internas, en lugar de establecer puntos mínimos de acuerdo

Es cierto que no son pocas las veces que yo misma me lo pregunto. Porque resulta desolador intentar construir para el beneficio común donde muchos sólo se preocupan por su propio beneficio individual. Esta sociedad ha caído en la trampa mortal del mirar para otro lado cuando a tu vecino le asestan un golpe directo a los derechos. Y por pasarse así demasiado tiempo, ahora, cuando recibe los golpes no sabe cómo organizarse para reaccionar. Falta unidad frente a los poderes omnipresentes, falta un mensaje unísono que, tal y como hacen desde los púlpitos neoliberales, marque el camino a seguir.

Históricamente viene siendo siempre la misma canción: mientras los conservadores, los explotadores, han permanecido unidos, la izquierda se ha ido dividiendo cada vez más, haciendo imposible plantarle cara a un sistema que se mantiene a base de generar desigualdades. Y cada vez que alguien ha intentado promover la unidad, siempre le han acusado con el dedo por utópico, por no ser del todo de izquierdas, porque hacía frío o porque hacía calor. El caso es que la izquierda pierde la energía en juzgarse a sí misma en lugar de establecer unos puntos mínimos de acuerdo para enfrentarse a su enemigo común, que es el mismo que tiene a la ciudadanía sumida en una situación desesperada.

Quienes participamos en organizaciones políticas, en asociaciones, en colectivos ciudadanos sabemos de la dificultad que tiene llegar a un acuerdo, mantener la ilusión y tener ganas de construir. Es complicado converger y no perder la esperanza. Los conflictos son continuos dentro de las propias organizaciones y eso hace que, en la mayoría de los casos, se pierda tanto tiempo y energía luchando “dentro” que muchas veces se difumine el objetivo real, aquél que fue la causa de comenzar a caminar: trabajar por y para la construcción del bienestar del conjunto de la ciudadanía.

El pasado 9 de de noviembre pude participar en un proyecto que, con la que está cayendo, me hizo recuperar las ganas de seguir luchando. Quién podría creer que ATTAC, Civitana.org, Convocatoria Cívica, EQUO, Foro Ético, Frente Cívico, ICV, Izquierda Abierta, Izquierda Unida, Junta Republicana, Marea Verde (observador), MPD, PCE, Recortes Cero, Socialismo XXI y UCE, podrían sentarse juntos y hablar en positivo. Y sin duda, resultó ser una reunión llena de energía, de ganas, de respeto y de compromiso. Frente Cívico y Convocatoria Ciudadana tuvieron la culpa.

Crear un Programa Ciudadano, sin fines electoralistas

Una propuesta común, la de crear un Programa Ciudadano, sin fines electoralistas, que aúne los esfuerzos de todas las organizaciones que quieran comprometerse a aportar para la creación de una hoja de ruta a disposición de quien quiera ponerla en valor. Un trabajo colectivo que parte desde la ciudadanía y a disposición de la ciudadanía. Sin voces altisonantes, sin estrategias, sin manipulaciones. Lleno de coherencia, de generosidad y de compañerismo en el sentido más amplio.

En tiempos en los que parecen sobresalir más las caras que las ideas, somos conscientes de que lo fundamental son las respuestas, las propuestas. En momentos en los que la herramienta de la mayoría viene siendo la crítica negativa y el reproche hacia el contrario, queremos intentar lanzar mensajes propositivos en positivo. Los ciudadanos nos merecemos poder creer que podemos remar en la misma dirección. Que el actual sistema financiero ha secuestrado la democracia, nos ha tapado la boca y ha conseguido despojarnos de los derechos más básicos para poder desarrollarnos de manera plena.

Así surge el Programa Ciudadano. No busquen caras, no busquen liderazgos unipersonales. Encontrarán un gran equipo formado por colectivos que han mostrado su compromiso para unirse en lo básico, para no señalarse a causa de las diferencias. Nos hemos dado la palabra de al, menos, intentarlo. Y construir pensando en los objetivos comunes que a todos nos llevaron un día a querer participar en nuestro día a día.

Tienen la puerta abierta quienes estén dispuestos a asumir estos principios, las normas éticas, y en definitiva, los que crean que es momento de unirse por el bien común.

Haber participado en el encuentro del pasado domingo fue la muestra de que cuando de verdad se quieren hacer las cosas, es posible construir.

No todo iban a ser noticias malas….

Artículo de Beatriz Talegón, presidenta de Foro Ético, publicado en El Plural

@BeatrizTalegon


En nuestro blog puedes ver la información que hemos publicado sobre la reunión del Programa Ciudadano

Anuncios

Un pensamiento en “¿Y si nos unimos?

  1. Por eso va ganando la derecha, porque en esta lucha gana el mas comprometido y la izquierda de este pais esta ofuscada en conseguir el mejor trozo de esa mitad del pastel mientras los herederos de Falange luchan por el pastel entero. Veo a gente de izquierdas discutiendo en redes sociales como fanaticos para acabar diciendo lo mismo,observados desde su atril por los que han llevado a este pais a las puertas de la Edad Media.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s