La infamia de homenajear a personas que infligieron dolor a la sociedad española

La infamia se produce a diario con placas, calles y plazas que homenajean a personas que infligieron dolor y sinrazón a la sociedad española. Es intolerable que Carrero Blanco sea homenajeado otra vez en las calles de Madrid, en vez de retirar los reconocimientos que ya posee, en cumplimiento de la ley de la memoria histórica.

Franco, tras el atentado de ETA a Carrero Blanco, el 20 de diciembre de 1973, se dirigió a través de la única televisión, TVE y pronunció la ya olvidada frase: “No hay mal que por bien no venga”. ¿Se imaginan a algún personaje de la España actual pronunciando esas palabras con un cadáver sobre la mesa? ¿Qué hubieran dicho desde las diferentes asociaciones de víctimas? ¿Qué hubieran dicho Cospedal o Soraya?

Desde algunos medios periodísticos de la derecha se está intentando rehabilitar su figura. Se insinúa que había comprendido que el cambio era inevitable y que la continuidad del régimen era imposible.

Carrero blanco fue el creador del SECED, Servicio Central de Documentación, predecesor del CESID y del actual CNI. Y era un acérrimo enemigo de las corrientes liberales que ya se vislumbraban desde Estados Unidos y en concreto la de la famosa escuela de Chicago. Por esas fechas se producían los golpes de Estado que cambiarían la historia de América Latina en Chile o Argentina. Hace muy poco en un medio de comunicación sacaron a la luz cables y cartas que insinuaban una cierta amistad entre el asesinado presidente Allende y Franco. ¿Era verdad o una manipulación más?

Lo cierto es que ahora aparecen publicaciones que quieren rehabilitar a ese militar, presidente del gobierno, después de la visita del general estadounidense Vernon Walters enviado especial de Richard Nixon presidente de EEUU. ¿Porqué lo eligió Franco después de tantos años de resistirse en dejar la presidencia del gobierno?  “Todo atado y bien atado”

Se dice que Carrero fue uno de los artífices de la neutralidad de España en la Segunda Guerra Mundial. Cuán equivocados estamos. Muchos cables entre embajadas y servicios secretos de aquella época certifican los sobornos que cobraron los altos mandos del ejército español para evitar la entrada de la dictadura de Franco en dicha contienda. Principalmente militares monárquicos que se oponían a la permanencia de ministros falangistas en el gobierno de Franco, y cuya principal figura era el ministro de Exteriores Ramón Serrano Suñer, quien justamente, al tiempo que se recibían las presiones, era destituido. Año 1942.

Se insinúa una cifra de la época: 40 millones de pesetas en bancos suizos. Dicha suma de dinero fue entregada entre los años 42 y el 46. ¿Llegó Carrero a aceptar cantidades por colaborar con los aliados y evitar el fin de la dictadura títere de los americanos e ingleses? Una pregunta que siempre me ha rondado ¿qué pasó con esa desorbitada suma de dinero despistada en Suiza por Juan March?

En una época como la actual, en la que todo está manchado por la corrupción y la evasión fiscal y cuando se descubren cuentas en Suiza de prohombres de la transición y no hay día que no aparezca una nueva trama de corrupción y blanqueo, nos preguntamos: ¿Dónde está ese dinero? ¿Para qué se utilizo? ¿Los herederos de esos generales monárquicos, la alta burguesía madrileña, seguirán disfrutando de su cuenta en Suiza, bien protegida?

Volviendo a Carrero, ¿por qué en 1973 sube a la presidencia del gobierno y es eliminado al poco tiempo por la potencia protectora del régimen franquista? En muchos de los cables desclasificados en los servicios secretos y consulares americanos podemos comprobar cómo desde Washington se urgía a Franco a que cediera la presidencia del Gobierno, por verlo incompatible con la restauración de la monarquía en la figura del Rey Juan Carlos I.

Y llegó el día en que Franco cedió y para contrarrestar el creciente poder de los monárquicos dentro del régimen, nombra a Carrero presidente. Los americanos ven mal ese nombramiento, por varias razones. Por una parte era un franquista de la vieja guardia, contrario a los lobbies judío, liberal y masón y un estorbo para los planes de la restauración de una monarquía constitucionalista.

Los que pensaron en la nueva monarquía parlamentaria instaurada en España en 1978 con la aprobación de la Constitución española, lo pensaron desde esta premisa “No hay más democracia que la liberal y de partidos, como hay en todo el mundo”. Por otra parte Carrero se negó a que las tropas norteamericanas pudieran utilizar las bases españolas en la guerra de Yom Kipur en 1973.

No se puede aceptar que Madrid se convierta en un monumento para homenajear a personajes siniestros. ¿Para cuándo una rehabilitación y un homenaje a los fusilados, torturados, vejados y desposeídos de sus bienes, derechos y libertades en Madrid? ¿Para cuándo un centro de la memoria histórica que haga justicia a los miles de represaliados por la dictadura franquista?

Artículo de Agustín Millán Poncela, asociado de Foro Ético

Anuncios

2 pensamientos en “La infamia de homenajear a personas que infligieron dolor a la sociedad española

  1. Fué ambiguo el mundo exterior a la política de Franco. Para EEUU y Europa el franquiemo eseguraba tener controlado el comunismo y al tiempo criticaba Europa lo cerrados que estábamos al continente. Muy duro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s