Y de repente todo fue un sueño. ¿Mateo será realidad?

Hace un tiempo tuve un sueño. Me encontraba en un mundo lleno de gente satisfecha y con derechos. No era un mundo feliz pero se asemejaba.

Teníamos una república igualitaria e independiente que podía decidir sobre su pasado, pero lo más importante, podía decidir sobre su futuro. Los políticos, hombres y mujeres honrados, representaban a los ciudadanos consciente y responsablemente, porque eran estos los que los elegían en listas abiertas. Sigue leyendo

Anuncios